• Argentina Provincias. Jaime Correa Deulofeu y la erupción del volcán Puyehue

    Nuestro compatriota Jaime Correa Deulofeu, rionegrino nacido en Ingeniero Jacobacci y por lo tanto de la Patagonia Argentina, reside en Vigo, España. Desde allí está viviendo, como todos nosotros y los hermanos chilenos en el exterior, los difíciles momentos ante una nueva erupción del volcan Puyehue, en territorio chileno, cordilerra de Los Andes, en el límite con Argentina. Nos dice:

    "La naturaleza vuelve a poner nuestra región en primera línea informativa. Sus caprichosas reacciones tiñen de gris el paisaje de la bella región de los lagos y la meseta rionegrina, mientras los pobladores asisten consternados a un espectáculo tan frustrante como sorprendente. Al impacto visual y estético del primer momento, le sigue la reflexión y angustia por las consecuencias posteriores, por los daños irreparables, por el futuro incierto.

    Los que pintamos canas del mismo color que la ceniza volcánica, guardamos recuerdos de situaciones similares, pero quizá insuficientes para transmitir a los más jóvenes las explicaciones que aclaren conceptos y calmen ansiedades. La tierra está dejando de ser el lugar seguro de otros tiempos. Se nos mueve el piso y la inestabilidad crea incertidumbre e intranquilidad.

    La imagen de la desolación y la impotencia. Pobladores de la Patagonia Argentina preparados para desplazarse a lugares más seguros.No obstante los humanos, tenemos un gen incorporado en nuestro ADN que nos permite encarar el peligro de una manera muy especial. En una existencia humana somos capaces de superar más de una tragedia, y la capacidad de sufrimiento es mucho mayor de la que cualquiera puede imaginar. Muchos pueblos y países lo han demostrado a lo largo de la historia y lo seguimos viendo a diario. De ahí la verdad del refranero popular: “no hay mal que dure cien años”.

    Por tanto, echemos mano de nuestras reservas afectivas y espirituales para hacer frente a este nuevo desafío que la vida nos presenta. Los que estamos fuera de la tierra nos sentimos hoy tan cerca de ella como dentro de su propio corazón. Tu dolor es el mío, el nuestro.  La fortaleza que brinda la emigración vuelve a estar al servicio de nuestros hermanos afectados por esta catástrofe natural. Chilenos y argentinos, patagónicos de Neuquén y Río Negro, de Bariloche, de Jacobacci, de nuestra querida Línea Sur. 

    En el Día del Medio Ambiente y el Año Internacional de los Bosques, sirvan estas experiencias para continuar reflexionando sobre la salud del matrimonio ”hombre-naturaleza”, sobre las acciones inmediatas y a largo plazo que deberíamos adoptar para fortalecer unas relaciones que nunca debieron menguar. Las imágenes que desde el exterior vemos en la prensa, los telediarios, Internet, etc. son elocuentes y tienen varias lecturas. Ojalá el tiempo nos de la sabiduría necesaria para interpretarla, para descifrar los mensajes ocultos, los misterios de la Creación. Mientras tanto, no dejemos que la esperanza se debilite, “aunque no lo veamos, el sol siempre está”.

    Nuestra existencia es efímera, como las nubes que hacen noche del día, pero cada gota de rocío,  alberga toda la claridad suficiente para seguir creyendo en la vida. En estas horas difíciles sumamos nuestra oración para pedirle a Dios: que vuelva pronto el viento patagónico que nos acompaña desde siempre, para que limpie los campos y el paisaje del alma, los convierta de nuevo en un lienzo de fantasía, que sustituya el gris de la ceniza por todos los colores del Universo. Para continuar siendo los depositarios de la herencia de nuestros antepasados. Para continuar mereciendo vivir dentro del cuadro más hermoso, con el cielo más azul.

    Jaime Correa Deulofeu  
    Vigo, 6 de Junio de 2011
    Argentina al Mundo junto a los pueblos de la Patagonia, en Argentina y Chile

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos