• Provincias Argentina - La luz mala, toda una tradición de la Pampa

    Marta Susana Siciliano, a quien vemos al pie de su relato recibiendo el Premio FATSA Buenos Aires 2013, al ganar en la categoría “Mejor soneto”, colabora con Argentina Mundo www.argentinamundo.com desde Manuel Ocampo, Partido de Pergamino, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Desempeñó su labor como docente en escuelas de la región, es escritora y poeta, promueve actividades literarias y difunde ese trozo de la pampa argentina de tierras feraces, con grandes estancias y explotaciones agrícolas y ganaderas, cercanas al Arroyo del Medio que sirve de límite con la provincia de Santa Fe. Este relato forma parte de su libro "Cuentos olvidados y algunos relatos"

    La Luz… ¿Mala?

    Entorno los ojos y aparece la imagen de mi vida en el campo, en la estancia “San Julio”, partido de Pergamino, donde pasé feliz la infancia y adolescencia. Pero un hecho misterioso, que era una constante en esa época, me producía temor y curiosidad. Contaba mi padre que muchas madrugadas, cuando salía a caballo para arriar las vacas hacia el tambo, a lo lejos aparecía la luz mala. Se comentaba que eran los huesos de animales muertos o personas, que podían haber pertenecido a los indios que habían muerto en la Batalla de Cepeda, ocurrida cerca de ese lugar.

    Algunas noches, salíamos al patio y mi padre decía: “¿La ven?, allá está, quieta en el horizonte”. El tiempo transcurrió y yo, con diecisiete años, estaba de novia con Manuel, que vivía en Manuel Ocampo, un pueblo distante 12 km. Una noche había baile en el pueblo y salimos en el auto, toda la familia, como era la costumbre: mi madre, mi padre, mi hermano, Manuel, que conducía el auto y yo. Íbamos por el camino angosto, de tierra, paralelo a las vías del ferrocarril Mitre.

    Cuando nos acercábamos a la calle transversal, a unos 5 km del pueblo, que según mi padre, era donde aparecía la extraña luz, Manuel dijo: “Si aparece la luz mala, la vamos a buscar…” Yo rezaba para que no apareciera. Pero, de pronto, mi padre exclamó: “Allá está, es esa” Manuel pisó con todo el acelerador del Whippet modelo 28 y al llegar al  camino, dobló hacia el lugar donde se veía la luz. Yo zapateaba y gritaba para que volviera por el otro camino, pero fue inútil, él siguió avanzando.

    La luz permanecía inmóvil, nos íbamos acercando cada vez más; el corazón me palpitaba en la garganta y las oraciones se amontonaban en mis labios y en mi pensamiento, invocando a todos los santos de mi devoción. Nos íbamos acercando y la luz no se inmutaba, permanecía a unos dos metros, sobre el capó del auto.Yo me sentía desvanecer de miedo y él, seguía, sin detener el automóvil. Estábamos todos tensos aguardando el desenlace.

    De pronto, cuando ya parecía que íbamos a chocar contra la luz, ésta se fue achicando, tomando un color verdoso, luego rojizo y… desapareció ante nuestra mirada atónita y expectante. En la quietud de la noche, sólo pudimos observar un caballo intranquilo contra el alambrado, con sus dos orejas inclinadas en señal de preocupación.

    Hoy, con el paso de los años comprendo y puedo decir que la luz mala, constituyó un mito del campo uruguayo y argentino, que tiene una explicación científica: “Los huesos de los animales muertos, después de mucho tiempo a la intemperie, adquieren cierta fosforescencia, que los hace visibles por las noches”



    Marta Susana Siciliano, escritora y poeta argentina, recibiendo el premio FATSA BUENOS AIRES 2013 al mejor sonetoMarta Susana Siciliano
    Manuel Ocampo (Pergamino)
    Provincia de Buenos Aires, Argentina

    La imagen que ilustra el relato en el libro y en esta edición online pertenece a Nicasio Abraham


    Argentina Mundo
    Argentina Mundo en Facebook - Provincia 25 Argentina - Aldiser Argentina Tango

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Comentarios de amigos de Marta Susana Siciliano07/03/2017 13:40:10

    Beatriz Lapolla Hermoso Marta felicitaciones!!!! Abrazo grande
    Susana Beatriz Castañares Muy lindo Marta...
    Norma Morell ¡¡¡¡Que lindo Marta!!!! tengo tu libro y lei tu relato... muy bueno esta produccin ¡¡FELICITACIONES!!!
    Moira Manassero Hermoso!!!
    Susana Granda Hermoso relato Marta, donde se te menciona,y muy acertado, era lo que decian nuestros padres.
    Beatriz Serafini Un relato que alguna vez contaban nuestros abuelos , ....gracias Marta.por revivir esas charlas que fueron motivo de discusiones ......
    Norberto Calul Marta, ya comenté cuando tu relato se publicó en una página de internet, pero vuelvo sobre eso. Muy bueno!!! Merecido este espacio que se te brinda para ponderar tus dotes de escritora. Más me alegro por la persona que sos. Felicitaciones!!! Besos
    Beatriz Rodriguez Muy bueno, felicitaciones!!!
    Alejandra Rodriguez ¡¡¡GRACIAS PRIMA POR COMPARTIR ESTO, QUE RELATABA LA ABUELA MARIA BESOSS FELICITACIONES !!!
    Susana Granda Gracias Marta muy buenoo.
    Beatriz Rodriguez Te quiero agregar que mi mama es de Tucumán y cuando yo era chica me lleno de historias vividas por ella y sus hermanos de la luz mala y las apariciones en la hora de la siesta, lo que me dice que en el campo estás historias eran comunes a todos, besos
    Graciela Capellá Marta...q linda nota...q lindo relato...y q exelente mi directora y amiga. Gracias!!!
    Graciela Menna hermoso relato Marta muchas felicitaciones.

    Elida N. Cantarella16/01/2014 03:55:12

    Perdón Marta por mi atraso en la lectura. ¡Que buen tema y aùn mejor tratado! Anécdotas e historias que gracias a la pluma del escritor y la buena predisposición de un amigo como Eduardo reaparecen y avivan nuestros recuerdos.
    Si bien crecí en un medio rural no tuve la oportunidad de "asustarme" con la luz mala. Aflora a mi memoria los relatos contados por mi padre, mi suegro y los lugareños. Viene a mi memoria otra, que hablaba del "chancho de lata" pero no en profundidad, si alguien la sabe sería bueno que la narrara para que Marta le de vida en el papel y pasen a engrosar el acervo campero.
    Creo que es el primer trabajo editado, en este medio, del 2014. Levantemos copas simbólicas para brindar por quienes conforman el equipo de "Argentina es folclore". Abrazos para Marta y Eduardo, dos queridos amigos de poetas y escritores pergaminenses.

    maria lidia araneo13/01/2014 15:57:24

    Marta Querida: Una vez mas te transmito mi fascinación por todo lo referido a creación artística de tu producción: ¡que exactitud,con cuanta adecuada certeza describís esas notas fantásticas de la inexperiencia y de la fascinación fácil e inmediata por todo lo desconocido durante la infancia,generando esos inocentes recuerdos,casi nimios para cualquiera,pero creo yo y no sé como ni desde donde,pero terminan describiendo a la adultez que nos pertenece.En tu caso concreto es evidente, palpable y revelador de lo decisivo en los laberintos de tu psiquis infantil de tan maravillosa experienia.
    Con este relato me has brindado un mimo a mi alma y espero que la repercución sea del mismo modo quienes puedan acceder a su lectura.

    Judith Kaisser13/01/2014 04:13:14

    Querida Narta, me gustó mucho el cuento Allá, hace muchos años, recién recibida de maestra, estuve un año como única docente en una alejada escuelita rural. Estaba de pensión en casa de una familia, puesteros de la estancia. Buenísima gente,...con tres muchachos un poco mayores que yo...¿cómo se divertían?... en las noches lluviosas, sentados alrededor de la gran mesa de la cocina, y alrededor del ·sol de Noche" ( que daba un color muy particular a los rostros) contaban "cuentos"...-según ellos "muy verídicos" de aparecidos y luces malas que vagagan por los campos vecinos. Hoy, estoy segura, los hacían más para asustarme que por creerlos ellos. En fin... tu relato avivó aquellos recuerdos, por lo que te agradezco doblemente; primero por dármelo a conocer, y segundo,por traer a mi hoy aquellos dulces temores de mis orimeroaños de docencia

    Marta Susana Siciliano13/01/2014 02:01:39

    Gracias Ismael por su aporte a este tema. Lo del Comisario es un caso de "fantasmas". Hay muchos en los teatros de Buenos Aires, en los que se aparece el fantasma de algún actor fallecido o alguien que trabajaba en el edificio. Pero dicen que no los ven todas las personas, se le aparece a una determinada. Leí que "Un teatro de Bs. As.sin fantasma es un teatro sin historia." Y las únicas mujeres con fantasma propio son Lola Membrives y María Guerrero, los demás son hombres.Uno de ellos Cáceres,ayudante de maquinista que se ahorcó en el Maipo antes de la función de Susana Gimenez en "La mujer del año".

    cesar j. tamborini duca13/01/2014 01:46:01

    Felicitaciones a Marta Susana Siciliano, su relato me trae el recuerdo de mis años de infancia y juventud en Lonquimay (La Pampa) donde recorrí esos caminos camperos con lechuzas en los postes de alambrado como mencionaron en algún comentario; los recorrí de día a caballo, de día y de noche en coche acompañando a mis padres y hermanos. Oí infinidad de veces relatos de la luz mala (que también se denominan fuegos fatuos)por lo que iba mirando con temor mientras circulábamos por esas "huellas" transitadas por el viejo Plymouth 28, pero nunca tuve ocasión de observar ninguna; lo cual no quiere decir que esto desmienta su existencia; si hasta hubo una "luz buena" que se le apareció una noche a un cliente del taller de mi viejo, cuando pinchó una rueda y ésta la iluminó hasta que pudo cambiarla, y cuando se dió vuelta para darle las gracias había desaparecido. Claro que el hombre tenía su buena fama de mentiroso (ja, ja, la anécdota es real, contada por el protagonista de cuyo nombre me acuerdo pero no mencionaré).

    Ismael R Latif12/01/2014 17:42:36

    Señora Marta: Luego de leer las informaciones y los comentarios que me anteceden sólo me resta felicitarla por toda las repercusiónes que han obtendido sus trabajos, pero además debo agradecer que todo ello me ha reverdesido muchos recuerdos por mi vividos; Uno de ellos que quiero indicar es la aparición de un famoso Comisario de la zona de Arrecifes que en noches de Luna Llena aparecia montado en un hermoso caballo blanco que de pronto desaparecia como si lo hubiese tragado la tierra.
    Cuentan los antiguos vecinos del lugar informados por transmisión oral por sus entecesores que el Comisario y su cabalgadura murieron por que en ese lugar existía un ancho y profundo jagüel donde calleron y encontraron la muerte;Cesó la aparición cuando algunos vecinos a modo de homenaje colocaron flores y una cruz en el lugar
    El lugar donde esto ocurría es a unos 15 Km. en el camino que nace en la Localidad de Viñas hacia el paraje "La Sarita"

    Marta felicitaciones nuevamente ; Cordial saludo.

    Martha Menna12/01/2014 06:31:21

    Felicitaciones a Martha,leí tu libro, y recuerdo las noches pasadas juntas en el campo.
    Mi experiencia difiere un poco, pues vivia frente al cementerio de <M.Ocampo, y al atardecer mi tío (buen vago) nos asustaba con las ánimas de los muertos, que no era otra
    cosa que las velas dejadas encendidas por las flias. de los difuntos.

    Marta Susana Siciliano11/01/2014 23:01:32

    Gracias a todos por leer mi relato y por sus palabras.
    Ramiro pregunta cómo estuvo el baile? La verdad, es que con el julepe que tenía... ni me acuerdo!!!

    Norberto Calul11/01/2014 21:58:18

    Un muy buen relato de una experiencia tan minimizada por la ciencia como alentada por las creencias o las supersticiones. Si bien muchos hablan de la luz mala, sólo aquellos que estuvieron en contacto con la naturaleza en su estado más puro, han tenido oportunidad de verla. Y por más que la ciencia ha definido su origen, muchos no se le animaron.Un abrazo

    beatriz serafini11/01/2014 19:48:20

    Estimada Marta conocia tu relato a trabes del libro que e leido varias veces ...en casa en reuniones familares,se comentaba sobre apariciones de la luz mala una luz poderosa que aparecia en el momento menos esperado causando temor en la gente del pueblo.felicitaciones ...un abrazo.

    Ramiro Siciliano11/01/2014 16:09:49

    muy bueno tia!! felicitaciones por el premio FATSA...no tengo dudas que tu talento es para difundirlo por todo el mundo, seguí adelante.
    Linda historia algo había escuchado que era eso lo que producía la luz mala!!... en fin como estuvo el baile?

    Rosalía Bojanich11/01/2014 15:00:34


    Hermosos recuerdos para los que alguna vez pasamos por situaciones parecidas, cuando vivíamos en el campo y en el trayecto, camino al pueblo siempre pasaba algo que no olvidaremos.
    Felicitaciones Marta.

    Susana Iturralde11/01/2014 14:06:41

    He ido hacia atrás en el tiempo, he hecho el viaje con ustedes, he sentido el mismo miedo. He sentido, también, la decepción de que lo que lo produce, desapareciera y y el misterio quedara sin develar... ¿Sin develar? Por el momento. La explicación de los adultos, muy lógica y real, la dejo a un lado. Prefiero quedarme con la expectativa de que la luz está más allá de nosotros.
    Como siempre, leerte es un placer. Y saberte premiada, otro. Doble abrazo a lo bazko.
    ¡Ah, hermosa imagen! Los dos salieron muy bien, vos y el caballito.

    norma11/01/2014 04:24:47

    Marta muy bueno tu relato... yo recuerdo que en esas noches de reuniones junto al calorcito de la cocina a leña , mi mamá comentaba lo de la "Luz mala" y papá le explicaba lo de los huesos en noches muy oscuras... gracias por traerme estos recuerdos de mi niñez en el campo...

    Marta Susana Siciliano11/01/2014 03:55:17

    Gracias Vasco Zabalza por tus palabras y por traernos el recuerdo de otros personajes de misterio de aquella época. Pero fundamentalmente quiero agradecerte porque fuiste puente,que, tanto a mí como a otros amigos pergaminenses nos condujo hasta Eduardo Aldiser, que pone tanta pasión en difundir el paisaje cultural de Argentina.
    Gracias Ricardo por tu aporte y tu concepto sobre mi simple relato.
    Estos temas que no tienen una explicación a través de la ciencia y la razón, forman parte de la Literatura Fosca. Y hay más...

    MARTHA SPAMPINATO11/01/2014 02:24:35

    HOLA MARTA. HERMOSO TU RELATO Y TAN CIERTO QUE ME REMONTÉ A MI INFANCIA Y ADOLESCENCIA, EN LAS CUCHILLAS DE ENTRE RÍOS, DONDE NACÍ. TANTAS VECES MIS PRIMOS MAYORES, NOS ASUSTABAN CON " LA LUZ MALA" CAMINO A LA CASA DESDE LA TRANQUERA, AL ANOCHECER, CON LA PRESENCIA INMÓVIL EN UN POSTE DEL ALAMBRADO, DE ALGUNA LECHUZA SOLITARIA. ÉRAMOS FELICES EN ESAS TIERRAS QUE ATESORAN TANTOS RECUERDOS Y QUERENCIAS. GRACIAS POR ESAS VIVENCIAS MARAVILLOSAS. BESOS Y TE FELICITO. MARTHA

    ADOLFO ZABALZA10/01/2014 23:50:43

    Y BUENO EDUARDO, TODOS ESTOS RELATOS CAMPEROS ESCRITOS CON LA MAESTRÍA, EN ESTE CASO EL DE HOY, POR UNA SINGULAR ESCRITORA COMO LO ES MARTA SICILIANO, COMPAÑERA DEL GRUPO HOJARASCA, NO HACE MAS QUE HACERNOS RETROCEDER A NUESTROS AÑOS MOZOS, CUANDO LA "LUZ MALA" EN EL CAMPO ERA MOTIVO DE MIEDOS Y RESQUEMORES HACIA LO DESCONOCIDO.- COMO LA "LUZ MALA" EN EL CAMPO, EN LA CIUDAD TAMBIÉN SE HABLABA DE APARICIONES EN LUGARES APARTADOS DEL CENTRO, COMO "EL CHANCHO E´LATA" Y "LA VIUDA".- ESTOS PERSONAJES SE DIVERTÍAN ASUSTANDO A LAS PAREJAS QUE SOLÍAN CRUZAR POR BALDÍOS LLENOS DE YUYOS Y PAJONALES, PUES SE LES CRUZABAN EN SU CAMINO, EL PRIMERO, VESTIDO CON VARIAS CHAPAS QUE HACÍAN MUCHO RUIDO CUANDO SALIA CORRIENDO IMITANDO EL RONRONEO DEL CHANCHO Y EL SEGUNDO, SE VESTÍA TODO DE NEGRO CON UNA CAPA NEGRA QUE DESPLEGABA CUANDO SALIENDO DETRÁS DE UNAS PLANTAS, PARALIZABA AL TRANSEÚNTE QUE PASABA POR EL LUGAR, MIENTRAS EL DESAPARECÍA CORRIENDO.-GRACIAS MARTA POR TRAER ESTOS RECUERDOS Y GRACIAS EDUARDO POR DARLOS A CONOCER EN TU PORTAL.- ABRAZOS.- VASCO

    Ricardo Biglieri10/01/2014 22:03:17

    Muy real la descripción que hace Marta apuntalada por apreciaciones de Eduardo, de algo tan común en una época. Opino sin ser lego en la materia que ese fenómeno ocurría en tierras muy fértiles debido a la descomposición de osamentas que “engordaban la tierra” y por alguna a razón quizás química daba a esas en noches oscuras cierta fosforescencia, que se manifestaba también en el “escarceo” de las manos delanteras de nuestros montados si por algo nos deteníamos mas de la cuenta. Como siempre claros y concisos los conceptos de Marta a quien felicito por haber incursionado en temas que hacen al acervo nativo.

    Marta Susana Siciliano10/01/2014 20:31:36

    Eduardo, al leer tus palabras compartiendo esta vivencia de mi juventud, me emocioné tanto que se me erizaba la piel. Un regalo para mi alma en este 2014 recién nacido.
    Gracias, Gracias...

    12

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos