• Provincias argentinas. Pueblos y ciudades con canciones. Monte Quemado, Santiago del Estero

    Allá bien al norte, en el llamado Chaco Austral y casi integrado en El Impenetrable, un pueblo argentino guapea para abrirse camino en el bosque chaqueño a golpe de hacha. Es Monte Quemado, cabecera (desde que llegó el ferrocarril y cobró más importancia) del Departamento Copo, Provincia de Santiago del Estero, lindante con las provincias de Chaco por arriba y el este, Salta en el noroeste. Está en esa Argentina que no visita el turismo, sólo algún aventurero.

    Sus casi doce mil habitantes tienen para contactar con Santiago del Estero y el resto de Argentina con la Ruta Nacional 16 que va del Chaco a Salta, y que está cruzada por dos rutas provinciales,  y el ramal del Ferrocarril General Manuel Belgrano que tiene allí una estación. Ahora no hay que esperar el tren para tener agua para beber. Desde 1977 cuenta con el Canal de Dios que le trae agua dulce del Río Salado del Norte, aunque parezca un sinsentido la frase.

    Fueron sus primeros pobladores que venían del sur de Santiago del Estero los que, al ver  cenizas y restos calcinados de troncos carbonizados, lo llamaron en quechua  “sacha rupaj” que no es otra cosa que “Monte Quemante”. Fundado hacia 1931 en los papeles y el `32 de hecho, el gobierno de  José Félix Uriburu le pone ese nombre a la estación y pueblo naciente. Ya desde 1920 se fue consolidando la población por la construcción de la línea ferroviaria.

    La explotación forestal fue y sigue siendo la principal actividad económica del pueblo seguida por la ganadería y con menor relevancia la agricultura. Los productos de quebracho colorado fueron utilizados históricamente para la construcción de líneas ferroviarias y alambrados, así como para la extracción del tanino utilizado en las curtiembres

    Aunque ahora ya no se los encuentra en las cantidades de antaño, sigue habiendo por la región los pumas americanos, suris, guanacos, guasunchas y jabalís, entre otras especies propias de los montes santiagueños del norte, en zonas aisladas con gente muy luchadora, cantada por Yupanqui y otros poetas, en este tema que ilustra la nota, por Elsa Corvalán. Voces que han valorado el esfuerzo de esos hacheros argentinos que tienen como fuente de trabajo la tala del quebracho y el mantenimiento de esos montes, donde vagan reses de ganado vacuno y caprino.

    “Canto a Monte Quemado” por Los Manseros Santiagueños, cantando en las calles del mismo pueblo de Monte Quemado, Santiago del Estero




    Canto a Monte Quemado
    Chamamé
    Letra:  
    Elsa Corvalán - Música: Onofre Paz

    Espesura de los montes,
    canto del ave salvaje,
    mensaje de amor y tiempo
    en el árbol y el plumaje.

    Rumor del silencio herido
    por el canto de algún hacha
    o el silbo de algún peoncito
    que va volviendo a las casas.

    Noche llena de misterio,
    calladas aves que vuelan
    Remontando las distancias,
    sus sueños hechos tinieblas.

    Miradas del hombre simple
    temeroso y tan sufrido
    que habla con ruda nostalgia
    de las cosas que ha perdido.

    Monte espeso, monte virgen
    tan lejano y olvidado
    andando nomás distancias
    pago de Monte Quemado.

    Rastros que ondulan la siesta
    dibujándose en la tierra,
    amor que flota en el aire
    mezclado con la tristeza.


    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo  recorriendo la geografía de las provincias argentinas, al encuentro del folklore y su cancionero

    Compartir en

    Lista de comentarios

    cesar j. tamborini duca07/04/2012 12:09:33

    Gracias amigo Eduardo por permitirme escuchar una canción tan bellamente poética y tan bien llevada al disco. Un abrazo

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos